Alcañiz

Ceñida por el río Guadalope, Alcañiz es una de las principales urbes del reino aragonés. Su fascinante acervo histórico-artístico comienza en la plaza de España, bello conjunto medieval donde se localizan la lonja y el edificio del ayuntamiento, obra maestra de la arquitectura renacentista. La vecina ex colegiata de Santa María la Mayor, iniciada en 1736, es un templo de grandes dimensiones que combina trazos barrocos con influencias mudéjares. También perviven construcciones militares como el castillo de los Calatravos, en la loma de Pui Pinos, transformado en la actualidad en Parador de Turismo. Destaca en él su Torre del Homenaje gótica. Son famosas en Alcañiz las longanizas y la perdiz escabechada, así como sus quesos. En su repostería cabe resaltar las denominadas “tetas de Santa Águeda”.