Logroño

La historia de la ciudad se encuentra ligada a sus viñedos y buena parte del turismo se mueve en torno a ellos. Sus rutas de pinchos por el centro, como la “Senda de los Elefantes”, permitirán saborear sus platos típicos y conocer la animada vida social logroñesa, además de contar con la posibilidad de conocer su casco histórico medieval, que alberga impresionantes iglesias góticas y edificios renacentistas.

Monumentos como la Concatedral de Santa María la Redonda, un impresionante templo del siglo XVI con dos imponentes torres situada en la Plaza del Mercado es muestra del patrimonio que puede llegar a ofrecer la ciudad, así como la Iglesia de Santiago, fechada también en el siglo XVI.