Bruselas

Durante la Alta Edad Media, el territorio en donde está emplazada la ciudad de Bruselas era un área pantanosa con abundantes arroyos que formaban islas. En la más elevada de las islas se erigió una ermita, y en torno a la ermita luego se formó un burgo. En neerlandés medieval broek significa pantano y sell significa ermita; esto es: “Ermita del pantano”.

Otros, sin embargo, sostienen que en un principio la ciudad se hallaba en la Montaña de San Miguel y estaba habitada por los celtas. De hecho, tiene una etimología muy próxima a la de la ciudad de la Galia Cisalpina «Brixellum», actual Brescello, que deriva de «briga» (altura) y «cella» (templo), es decir, “Templo en las alturas”.